Las manos en los bolsillos: Su uso para mentir, ocultar detalles o para no participar en una conversación.

Manos en los bolsillos Hace poco hablábamos de cómo generábamos la sensación de confianza y sinceridad cuando mostramos las palmas de las manos. En realidad, mostrar las manos ya es una forma de comunicar que lo que decimos tiene algún valor y lo hacemos de forma sincera, pero ahora veremos el efecto que causa hacer lo contrario, es decir, ocultar las manos metiendolas en los bolsillos. Como siempre, en el artículo obviaremos significados fisiológicos o culturales, como meterse las manos en los bolsillos por tener frío o por la crianza que hemos recibido, y nos centramos en los significados que puede tener con relación al lenguaje corporal.

¿Qué significa el gesto de meterse las manos en los bolsillos?



Meter las manos en los bolsillos, como todos los gestos, tiene varios significados, pero se puede resumir en las tres cosas que contiene el título, veamos unos ejemplos para aclarar cada uno de estos tres puntos:

1. Introducir las manos en los bolsillos puede indicar que no se quiere participar en la conversación

Un hombre llega a su oficina de trabajo, donde hay tres compañeros de pie teniendo una conversación, él se acerca y se queda junto a ellos también de pie, pero al cabo de unos segundos, se mete las manos en los bolsillos del pantalón.

Bien, como sabemos que acaba de llegar y todavía no ha comenzado a hablar, es fácil llegar a la conclusión de que no se ha metido las manos en los bolsillos porque esté mintiendo u ocultando información, puesto que no está diciendo nada, así que en este caso simplemente está demostrando que no tiene nada que decir y es posible que sólo quiera escuchar y no quiera participar en la conversación.

2. Introducir las manos en los bolsillos como indicativo de una mentira

Ahora bien, supongamos que esa misma persona llega a la oficina y sus compañeros están hablando de lo bien que lo pasaron ayer saliendo a esquiar. Él no quiere quedar mal diciendo que ayer estuvo solo en casa sin hacer nada, así que inventa que también salió a hacer deporte por la tarde. Como está inventando una historia, es posible que, junto con otros gestos que delatan la mentira, también se meta las manos en los bolsillos antes o durante la narración de la historia.



3. Introducir las manos en los bolsillos para ocultar detalles

Pongamos un tercer caso en el que la persona en realidad sí salió a hacer deporte, pero a los 20 minutos se cansó y volvió a casa. Cuando sus compañeros le preguntan qué hizo el día anterior, él responde que salió a correr, por lo que no estaría mintiendo. Sin embargo, cuando sus compañeros le preguntan cuánto tiempo pasó corriendo o cuántos kilómetros corrió, él no quiere parecer poco deportista o dejar que los demás sepan que se cansó muy rápido, por lo que podría ocultar esa información usando expresiones como «no sé, me pasé la tarde corriendo» o «la verdad es que ni miré la hora». En realidad, él sabe perfectamente cuánto tiempo hizo deporte. Al ocultar u omitir detalles de una verdad, puede que la persona mantenga sus manos en los bolsillos mientras relata los hechos.

Como hemos visto, el gesto de introducirse las manos en los bolsillos, sin tener en cuenta otros significados evidentes, generalmente puede indicar que se está mintiendo, ocultando algún detalle o que no se quiere participar en la conversación.

Imágenes:  Photoxpress

55 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *