Estás en: Inicio >Posts Tagged ‘expresiones

Fotoanalisis #002

 Lo más destacado: Puede verse claramente el enfado de la chica rubia de la derecha, lo podemos ver principalmente en su cara, es decir, tiene cara de enfadada, pero.. ¿y si estuviera de espaldas, podríamos deducir que está enfadada? Lo podríamos ver por tres cosas, la primera, tiene el brazo cruzado, eso hace que se sienta más segura mientras se está enfrentando a 4 personas; segundo, su forma de poner la mano al hablar, con la palma y los dedos abiertos (recordemos que mostrar en los gestos formas abruptas o en forma de pico, como poner los codos hacia afuera, suele ser mala señal). Y tercero, la forma en que las otras cuatro personas la están escuchando. Todos tienen una actitud de estar recibiendo una reprimenda, aunque por sus caras y por sus posturas podríamos decir que ninguno de los 4 está de acuerdo con lo que ella está diciendo. Lo más lógico es pensar que ellos 4 han hecho algo que le ha molestado a la mujer, sin embargo ella le está hablando directamente a uno, quizás piense que es el organizador, o por el contrario, el más debil del grupo. En sus caras podemos ver más cosas, por ejemplo, el chico al que le habla quizás piense que él tiene razón, pero sus rasgos faciales y la postura (brazos hacia abajo y hombros caidos) parecen indicar que también cree que ella tenga razón en lo que dice, desde mi punto de vista parece que se siente un poco mal porque sabe que en realidad los dos tienen razón. Sin embargo el chico de verde tiene una postura más ergida, más militar, con los brazos agarrados a la espalda, parece que más bien escucha por respeto, pero no está de acuerdo. La chica de rojo gira un poco la cabeza, muestra así que está escuchando la conversación y que la está entendiendo, con su postura intenta hacer que la mujer enfadada piense que es comprendida, también tiene las manos cruzadas, parece que tiene algo que añadir a la conversación pero está esperando impaciente su turno. Por último el chico de negro, también con las manos en la espalda, aunque más alejado de la conversación y también mostrando respeto, le podemos ver una ligera sonrisa, por lo que parece que no se siente culpable ni tampoco apoya a la mujer en lo que dice; si tuviera que apostar, diría que está apunto de entrar en al conversación con lo que él piensa que puede ser un buen argumento. Para más información y aclaraciones, ver abajo los comentarios de “Katrina Saiz”

Etiquetas: , , , , ,

  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • Digg
  • Del.icio.us

El dedo en la boca, opiniones no expresadas.

Tiene una opinión distinta de lo que escucha.

A veces estamos hablando con alguien y mientras nos escucha pone esta postura. La vemos en muchos sitios, en los debates políticos, en reuniones, discursos o en la calle en una conversación entre dos personas, pero hay una cosa en común en todas estas situaciones: la persona que pone el dedo en la boca es siempre la que escucha.

La verdad es que si uno lo piensa, esa afirmación es obvia, nadie hablaría con el dedo puesto en la boca, pero no es ese el motivo por el que siempre es la persona que escucha la que hace esta postura, el verdadero motivo es que está guardando información, pero, al contrario que con el gesto de  llevarse la mano hacia la cara, este no tiene la connotación de estar mintiendo.

Lo que la mayoría de las veces hace que una persona use este gesto es no tener la oportunidad de hablar, la persona que lo utiliza tiene su propia opinión de lo que se está hablando y le gustaría expresarla, pero quizás no pueda hacerlo (quizás forme parte de un público que escucha un discurso o simplemente no quiera interrumpir a la persona que está hablando), sea como sea, lo más probable es que la persona que se pone el dedo en la boca tenga una opinión distinta o contraria a la que está escuchando, y simbólicamente pone el dedo en sus labios, haciendo un esfuerzo por retener las palabras en su boca mientras escucha.

La lección práctica que podemos sacar sobre este gesto es que si estamos hablando con alguien y vemos que pone el dedo en la boca mientras nos escucha, quizás debamos hacer una pausa para que pueda hablar, o podríamos directamente preguntarle “y tú.. ¿qué opinas?”, y así poder saber su punto de vista, ya que de lo contrario, puede que incluso nunca nos diga lo que está pensando, quizás por no interrumpirnos o por no querer expresar una opinión distinta a la nuestra.

Etiquetas: , , , , , ,

  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • Digg
  • Del.icio.us

Los músculos de los ojos nos ayudan a detectar si una sonrisa es falsa o sincera.

Una chica sonriente

Cuando una persona sonríe, solo puede ser por dos motivos, o está contenta, o quiere aparentar estar contenta. No nos preguntaremos por qué sonreimos cuando estamos contentos, ya que es una reacción natural a la felicidad y a la diversión, sin embargo, puede haber circunstancias en las que tengamos que recurrir a la otra opción, aparentar estar felices, contentos o divirtiéndonos, ya sea para no desagradar a un jefe que hace chistes muy malos, para no interrumpir a un amigo que nos está contando una de “sus historias”, etc.. etc..

Pues bien, gracias al lenguaje corporal podemos saber mediante varios gestos y expresiones si una persona está “aparentando” estar contenta, o por el contrario, si su felicidad es sincera. Ahora, en concreto, nos fijaremos en los párpados y en los músculos que rodean a los ojos.

En la cara hay dos clases de músculos que se utilizan cuando sonreimos, unos se llaman zigomáticos mayores y son los que tiran de las comisuras de los labios hacia atrás y levantan las mejillas, y los otros son los orbicularis oculi que se encargan de mover y tirar de los músculos que hay alrededor de los ojos, tapandolos parcialmente, estirándolos o creando pequeñas arrugas en sus extremos, que son las patas de gallo.

Los músculos cigomáticos mayores se pueden emplear de manera consciente para provocar una sonrisa, los orbicularis oculis solo se utilizan inconscientemente cuando la sonrisa es sincera.

Explico los nombres de estos dos conjuntos de músculos porque en la práctica funcionan de forma independiente y son los que podrían indicarnos si la sonrisa es falsa o verdadera. Es decir, el conjunto de músculos formado por los zigomáticos mayores pueden ser controlados de forma consciente, así es que una persona que quiera conscientemente parecer contenta, utilizará estos músculos para tensar los labios y tirar de las comisuras de la boca hacia atrás para así enseñar los dientes y crear una sonrisa; sin embargo los orbicularis oculi se utilizan de forma inconsciente, dando como resultado un estiramiento de piel bajo los ojos, unas arrugas en los bordes y un hundimiento leve de los extremos de las cejas.

Puede ocurrir el caso de que alguien utilice los músculos zigomáticos mayores de forma muy intensa y se levanten mucho las mejillas, dando la sensación de que los músculos de alrededor de los ojos también se mueven o arrugan, así que hay que prestar mucha atención, cuando la sonrisa es verdadera, el párpado cae levemente, los extremos de las cejas se hunden hacia abajo, y a los lados de los ojos se crean arrugas. Esto, por supuesto, puede ser casi imperceptible en algunas personas y en otras ser perfectamente visible.

Imágenes:  Photoxpress

Etiquetas: , , , , ,

  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • Digg
  • Del.icio.us

La intuición femenina: las mujeres son más perceptivas al lenguaje no verbal que los hombres.

Hay ocasiones en las que mientras estamos hablando con una persona tenemos el presentimiento de que no nos está diciendo la verdad, o a veces tenemos la sensación de que hay algo raro en lo que nos está diciendo y no sabemos qué es. Pues bien, este “presentimiento” a menudo es provocado porque el lenguaje corporal de la persona está contradiciendo sus palabras. Esta sensación es aún más intensa en las mujeres, ya que como dice el título del artículo, ellas son más perceptivas que los hombres a las señales del lenguaje corporal, y no decimos ésto solo por decir…

La mujer tiene entre 14 y 16 areas del cerebro destinadas a descrifrar el lenguaje no verbal, mientras que el hombre solo posee de 4 a 6 areas para este fin.

Para comprender mejor el mundo del lenguaje corporal, se utilizaron escáneres cerebrales en hombres y mujeres mientras analizaban distintas situaciones. El estudio tuvo como resultado que las mujeres estaban utilizando entre 14 y 16 areas del cerebro cuando intentaban descifrar señales no verbales, mientras los hombres solo utilizaron entre 4 y 6 areas del cerebro al realizar la misma tarea. Así, no son de extrañar los resultados obtenidos en el siguiente estudio, en este se incluían videos sin sonido de personas teniendo una conversación o una discusión sobre algún tema, pues bien, cuando se le preguntaba a las mujeres qué creían que estaba sucediendo en las imagenes, la mayoría (un 90%) dio contestaciones acertadas o muy parecidas a lo que sucedía realmente, mientras que los hombres acertaron o se aproximaron menos de la mitad de las veces (un 40%).

Al principio el bebé solo se comunica con su madre mediante la comunicación no verbal

Es muy probable que las mujeres tengan tantas areas en el cerebro para descifrar el lenguaje no verbal debido al papel que juegan en la crianza de los hijos. Desde el momento del parto hasta pasados unos años, el bebé y la madre solo pueden utilizar el lenguaje no verbal para comunicarse y transmitirse sentimientos, así, la mujer va perfeccionando su “intuición femenina” de modo que cuando el bebé llora o intenta decir algo, es más probable que sea la mujer y no el hombre la que acierte al interpretar lo que el bebé quiere comunicar por la forma en que intenta expresarse.

Por último, aunque es más conocida por la mayoría de las personas, otra curiosidad que se pudo saber debido a estos estudios, es que las mujeres pueden estar pensando en entre 2 y 4 temas no relacionados a la vez, y en una conversación pueden utilizar hasta 5 tonos distintos para resaltar ideas o cambiar de tema. Que por cierto, es debido a estas cualidades que cuando un hombre habla con una mujer hay ocasiones en que se pierde en la conversación o no llega a entender todo lo que le está diciendo.

Imagenes:  Photoxpress

Etiquetas: , ,

  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • Digg
  • Del.icio.us

Un error común al analizar emociones.

Al ocultar emociones nos centramos en nuestra cara

Hay un refrán que dice que “la cara es el espejo del alma” dando a entender que lo que sentimos en el alma se ve reflejado en nuestra cara, y no le falta razón. A menudo se pueden ver en nuestro rostro las emociones que estamos sintiendo; la forma en que se tensan los músculos tanto de la cara como de los labios, la apertura de los ojos y las fosas nasales, la posición de las cejas, etc.. nos da información para saber si una persona está enfadada, feliz, triste o asustada, entre otras cosas.

Sin embargo, hay que tener cuidado al pensar que podemos saber lo que está sintiendo una persona con solo mirarle a la cara, ya que a la hora de ocultar sentimientos, la cara es una de las partes del cuerpo más fáciles de manejar para ocultar nuestras emociones. Muchas personas que se sienten tristes pueden emplear la sonrisa y otros rasgos faciales para “disimular” su tristeza, o una persona que esté enfadada quizás quiera pasar inadvertida para evitar algunos problemas.

Entonces, ¿cómo podemos analizar mejor las emociones de los demás?, es muy sencillo. Como decíamos antes, sabemos que la cara es la parte del cuerpo que va a reflejar nuestro estado de ánimo a los demás, así que cuando queremos “ocultar” lo que sentimos, será la expresión facial lo primero que intentemos cambiar, es tanto así, que las personas centran todo su empeño en cambiar su cara pero se olvidan de darle importancia al resto del cuerpo, esto quiere decir que sus pies, brazos, piernas, manos y su postura y expresiones físicas en general nos seguirán ofreciendo información acerca de sus sentimientos.

Algunos factores pueden dejar al descubierto nuestras verdaderas emociones

De todos modos, aunque la persona intente cambiar su rostro, hay algunos factores que pueden hacer salir a la superficie sus verdaderos sentimientos, por ejemplo puede que la persona no pueda controlar su expresión todo el tiempo y haya “fugas emocionales” de vez en cuando y puedan verse en su rostro sus verdaderas emociones , pero para percatarse de estas fugas hay que estar muy atento y ejercer perspicacia. Por otra parte también existen las microexpresiones, que son pequeños músculos o tendones en nuestra cara que son casi imperceptibles a la vista pero que el cerebro puede reconocer, estas microexpresiones seguirán delatando a la persona incluso tras su esfuerzo por “enmascararse”, pero las microexpresiones son mucho mas dificiles de analizar conscientemente, de hecho, para los estudios realizados sobre microexpresiones es necesario grabar a las personas en video y observarlo con detenimiento varias veces.

Por lo tanto, si queremos saber cómo se siente una persona, no podemos caer en el error de observar solo su rostro, también deberemos inspeccionar el resto del cuerpo y sus posturas. Del mismo modo, si queremos “ocultar” nuestras emociones deberemos tener cuidado de darle al cuerpo también la importancia debida a la hora de “disimular”.

Imagenes:  Photoxpress y StockVault

Etiquetas: , ,

  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • Digg
  • Del.icio.us
 Página 1 de 2  1  2 »