Señalar o apuntar con el dedo, algo irritante.

Señalando con el dedo

Hay personas que a primera vista nos parecen simplemente.. irritantes, hay muchas razones por las que puede pasar esto, ahora vamos a ver una de ellas: se trata de señalar o apuntar con el dedo. Lo normal es que el dedo utilizado sea el dedo índice, y la persona que esté señalando sea la misma que esté hablando. Este gesto tiene un significado muy agresivo, es culpar, señalar, obligar de forma subliminal a otra persona, es como si inconscientemente le dijera: “tú tienes la culpa”, “te estoy hablando a tí”, “lo tienes que hacer tú”.  Utilizar este gesto es como hablarle a un desconocido de “tú”, en vez de “usted”, y al entrar tan rápido en una relación tan estrecha con la persona con la que hablas, probablemente estés invadiendo un espacio en el que normalmente no podrías entrar. La reacción de la persona señalada con el dedo será de defenderse del atacante (en su mente dirá: “¿pero quién eres tú para decirme lo que tengo que hacer yo?”), su postura cambiará y se cerrará a la conversación, se centrará más en la persona que le está señalando que el mensaje que le está dando.

A nadie le gusta que le señalen con el dedo, cuando alguien lo hace, inconscientemente sentimos que nos está atacando y nos ponemos a la defensiva.

¿Quién utiliza este gesto? Las personas que con frecuencia utilizan este gesto suelen creer que están un nivel por encima de la persona a la que señalan, pueden pensar que tienen más autoridad, más nivel económico, que son más listos, etc.. (ej. un jefe podría señalar a un empleado mientras habla, pero es muy raro que un empleado apunte con el dedo al jefe mientras le habla), aunque puede pasar que personas que con asiduidad no señalen con el dedo, también lo hagan, por ejemplo en el caso de que una persona esté enfadada y crea que lleva la razón, puede apuntar con el dedo para señalar que es la otra persona la que tiene la culpa de lo ocurrido.



  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • Digg
  • Del.icio.us



14 respuestas para “Señalar o apuntar con el dedo, algo irritante.”

  1. Tyler dice:

    Gracias a este articulo le ensenie a una mal educada a dejar de hacerlo; gracias muy bueno el articulo

  2. sergio herrea dice:

    A mi me parece que no se tendrian que hacer un aritculo de un gesto en parituclar, no estaria mal si seria acompañado de articulos que explicaran el tema a fondo, pues esto, si bien puede resultar divertido, confunde.

  3. sergio herrea dice:

    Otra cosa que decir de la pagina es que muy pocas veces se tiene en cuenta el contexto, la sincronicidad/no verbal, y demas conceptos, que fueron explicados en un articulo. Por ejemplo en el segundo test no verbal, hay muchas preguntas que no pueden contestarse con las fotos, y sus respuestas son muy vacías.

  4. Alex dice:

    Sergio, te cito directamente de “Acerca del blog”: No se trata de un weblog para expertos ya que la psicología es muy extensa y en muchas ocasiones aburrida.
    Por otra parte, describir los gestos en todas las situaciones posibles es, valga la redundancia, imposible. Y si intentara abarcarlas todas, no podría escribir artículos sencillos de dos o tres párrafos fáciles de leer, tendría que escribir enciclopedias enteras.
    Cada artículo está basado en el significado de un gesto, no en el gesto en particular, por ello, puede haber un articulo que diga “cruzarse de brazos significa crear una barrera” y otro que diga “cruzarse de brazos significa confianza”, porque los artículos no describen gestos, sino significados específicos, igual que el profesor de matemáticas te enseña a sumar 2+2 y luego eres tú el encargado de aplicar esa suma para.. por ejemplo, saber el precio de una compra, no es el profesor el que dice “esta suma la vas a tener que utilizar cuando estés en el supermercado y compres dos artículos que cuesten 2 monedas cada uno”, sino que es cada persona la que tiene que aplicar lo aprendido a cada circunstancia.
    Con respecto al Test, está creado expresamente para que solo una de las 4 respuestas sea correcta, no porque solo una de las respuestas sea correcta, sino porque me he encargado expresamente de que para cada pregunta, las otras 3 respuestas sean incorrectas. Si quieres puedes poner algún ejemplo. En cualquier caso, este blog no es para expertos, es más bien para gente curiosa, interesada en el tema, lo mismo aplica para el test, no es para expertos, es para que alguien pueda tener una idea relativa de cuánto sabe sobre el tema.
    PD: Evidentemente yo tampoco soy un experto y algunas cosas que escriba en el blog estarán equivocadas, también puede haber fallos en el test, pero eso no me importa demasiado, el blog está para entretener, si todas las cosas se tuvieran que hacer perfectas y sin errores, entonces nadie haría nada, porque todos cometemos errores.

  5. Paloma dice:

    Puntuar que el dedo índice es indicador de autoridad y orden. Siempre aparecerá en situaciones en las que se comprendan dichas características.
    Por ejemplo, en este artículo se muestra claramente la orden del que señala al señalado.
    En otro caso, cuando estamos concentrados escuchando un seminario en una sala de reuniones, lo más probable es que apoyes levemente la barbilla en la palma de la mano y levantes el dedo índice, señalando inconscientemente al oido. Esto simbolizaría que tu cuerpo está ordenando al oido que escuche.

  6. Valeria dice:

    mi pareja hacia eso, mientras yo luego de explicarle varias veces que era irritante le advertí que un día sin pensarlo le iva a morder el dedo… imaginense el resto

  7. roberto dice:

    hla quisiera saber si es correcto ir caminando por la calle con mi esposa y senalar por ejempli……..viste aquel edificio que mal pintado que esta ……..o….mira esa estatua que lindo diseno tiene, en estos casos esta mal senalar con el dedo indice?
    esto es muy importante para mi podrian contestarme a mi meil
    gracias

  8. saul Julian medellin@gamail.com dice:

    Odio k me señalen o k me apunten con dedo

  9. saul Julian medellin@gamail.com dice:

    No me gusta k apunte con el dedo es como

    si me estuvieran culpando de algo grabe

  10. Sergio dice:

    Esta mal usarlo para distinguir a alguien de entre una multitud????

  11. KIM dice:

    Pense encontrar algo mas serio, a mi jamas me irrita que me señalen, me resbala. Pienso que a los que le irritan son personas que tienen culpas interiores y tendencia a ser irresponsables. Miedosas.

  12. Pablo dice:

    Que estupidez más infantil, a quien le cae mal ser señalado será que tiene algo por ocultar o muy baja autoestima, por favor hay cosas importantes para preocuparse, yo los señalo a todos, no para sentirme superior, sino todo lo contrario, para indicarles que los tengo en cuenta, si alguien se ofe de por semeja te estupidez, que siga su lamentable camino…

  13. franklin dice:

    Yo creo que eso depende del ambiente en que se educan las personas. A mi en particular me resbala (no me importa), otras personas dicen que es mala educación, sin decir porqué, y a otras personas les irrita, pero tampoco dicen el porqué. Creo también que el que se irrita por eso es porque tiene baja autoestima, o se siente culpable de algo y le irrita reconocerlo

  14. Guns dice:

    Según demuestra un estudio de la Universidad Pompeu Fabra, el gesto de señalar es el primer movimiento comunicativo que los humanos somos capaces de entender y que comienza a la edad de nueve meses, mucho antes de hablar, cuando apenas balbuceamos. ¿Qué sentido tiene? Llamar la atención de quien nos rodea sobre un objeto, sobre un peligro o sobre algo que nos sorprende. Podemos decir que puede traducirse en un sencillo: “Mira esto, eso o aquello”. Ésta es la forma en que aprendemos los nombres de muchas cosas, señalándolas para que alguien nos diga cómo se llaman.

    Desde pequeña me enseñaron que apuntar con el dedo es de mala educación. Un gesto natural e inocente, que forma parte de nuestro repertorio infantil, se transforma en una expresión antipática e incómoda. Y, a partir de entonces, nos quitan la costumbre a manotazos.

    Hace un par de semanas, me sorprendió un artículo publicado en eldiario.es sobre una revista científica que aconsejaba a dos investigadoras trabajar con hombres para mejorar la calidad de su trabajo. La investigación, para más dato, trataba las “diferencias de género e indagaba en la razón por la que tan pocas biólogas doctoras consiguen puestos relevantes”. Una de las conclusiones apuntaba a que el techo de cristal se debe a un sesgo de género.

    El revisor de la revista PLoS One no sólo cuestionó la existencia de sesgo de género en la investigación realizada, sino que se atrevió a señalar [con el dedo] una de las asombrosas razones por las que hubiera tan pocas biólogas doctoras: “Quizás el 99% de las mujeres deciden invertir más tiempo en el cuidado de sus hijos, en lugar de tratar de conseguir una posición en la cima de su campo de investigación”.

    Las dos investigadoras decidieron señalar [con el dedo] a la persona protagonista de tamaño disparate. ¿Cómo lo hicieron? Comenzaron a publicar en Twitter algunos de los comentarios del revisor, que pocas horas después era cesado en el desempeño de sus tareas. ¿Qué pretendían las investigadoras? Para empezar, llamar la atención de quienes les rodeaban sobre un comportamiento poco defendible. Claro está que, gracias a la teoría de los seis grados de separación impulsada por Internet y las redes sociales, podemos hacernos una idea del número de personas que les rodeaba y del impacto de la acción. Pero no sólo se trata de un acto de atención conjunta, sino también de poner nombre a lo ocurrido y hacerse preguntas, ésas que dan valor a algunas personas y que molestan a otras.

    Señalar [con el dedo], ese gesto tan feo, se convierte en una poderosa herramienta para replantearse la realidad. Sin embargo, hacer uso del “dedo apuntador” incomoda tanto a la parte que señala como a la que es señalada, aunque no de la misma manera.

    Podría ser que la misma norma social que impide el gesto simbólico impide también, en alguna medida, llevar a la práctica la visibilización pública de comportamientos que deben ser revisados y modificados. Quizás debamos explicar, a una edad adecuada, que señalar debe entenderse como un gesto de valentía que, pequeño o grande, ayuda a construir una sociedad más justa e igualitaria. Apuntar es sinónimo de capacidad crítica, algo que deberíamos trabajar desde edades tempranas con el conjunto de la comunidad educativa. ¿O es que también el espíritu crítico es incómodo?

    Y, ¿qué hay de la parte señalada? La incomodidad de verse apuntado/a produce un movimiento que lleva a mejorar conductas e incluso implica tener que dar la cara y rectificar públicamente. Podrán decirme que rectificar bajo presión no tiene valor. Sin embargo, soy de las que opino que, en ocasiones, nos movemos por la inercia y necesitamos que alguien nos ponga la realidad delante de los ojos para aprender a nombrar y a preguntar. Lejos de la revancha, el acto de señalar tiene que ver con una actitud asertiva que lleva implícita la intención de escucha. Señalar es apuntar al conflicto y entenderlo como un proceso de cambio; por tanto, lejos de ser un signo de mala educación se trata de un ejercicio de responsabilidad.

    Sigamos haciendo uso de este gesto comunicativo para llamar la atención, hasta los seis grados de separación, cada vez que encontremos sexismo en el lenguaje (no puedo evitar acordarme del “Cállate, bonita”, que se escuchó en el Parlamento andaluz dirigido a la portavoz de Podemos, Teresa Rodríguez), cada vez que el cine, la televisión o los medios de comunicación refuercen estereotipos, cada vez que se formen gobiernos en los que las mujeres no estemos representadas, cada vez que brillemos por ausencia en eventos, jornadas o convocatorias, cada vez que la publicidad utilice a la mujer como reclamo, cada vez que se justifique la esclavitud de la prostitución, cada vez que…

    Señoras, señores, les invito a comprometerse con el cambio y practicar el gesto de señalar, ese primer movimiento comunicativo que los humanos somos capaces de entender.

    Arantxa Sainz de Murieta

Escribe un comentario