Repetir la pregunta para ganar tiempo para contestar.

La mayoría de las veces cuando alguien nos hace una pregunta no necesitamos pararnos a meditar la respuesta ni a pensar en ella, por el contrario, nuestro cerebro hace en milésimas de segundo las operaciones necesarias para fabricar o pensar en la respuesta a una pregunta, sin embargo, hay veces que una pregunta nos pilla por sorpresa y el cerebro tarda un poco más en buscar o fabricar esa respuesta, en este caso muchas veces de forma automática volvemos a repetir la misma pregunta que nos han hecho, intentando así ganar unos segundos de tiempo mientras respondemos.

¿Estará ganando unos segundos para recordar la respuesta… o para inventarla?

Pero… ¿por qué repetimos la misma pregunta? Podríamos simplemente quedarnos callados mientras pensamos la respuesta, de todos modos será solo 1 o 2 segundos lo que tardemos, sin embargo, usamos la repetición de la pregunta por dos razones: Primera, porque quizás sepamos la respuesta pero necesitemos un momento para pensarla. A ninguno nos gusta parecer tontos o parecer que tenemos poco conocimiento, y eso es precisamente lo que pensamos que parecemos si no respondemos a una pregunta de forma rápida. Por ejemplo, los niños usan mucho esta técnica cuando un profesor les hace una pregunta. -¿Jaime, cuánto es ocho por ocho?, -¿ocho por ocho? 64. La segunda razón puede deberse a que la respuesta no está en nuestra cabeza, es decir, tenemos que inventar o fabricar una respuesta (por ejemplo cuando mentimos acerca de dónde hemos estado), y para eso también usamos la repetición de la pregunta, este método nos hace ganar unas centésimas de segundo para que la otra persona no se dé cuenta de que estamos pensando qué decir. -¿Qué has hecho esta mañana? -¿Esta mañana? No he salido de casa.



  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame
  • Digg
  • Del.icio.us



Escribe un comentario